Buscar este blog

viernes, 16 de diciembre de 2011

Triste canción

El amor parece que desaparece, la vida parece que se desvanece de estos últimos suspiros entre tú y yo. No hay nada más que decir, la canción está ya terminada. El viento se llevará el último aliento de nuestro marchito corazón y como si no nos hubiéramos nunca conocido, partiremos en silencio. Jamás nuestros corazones, nuestras mentes volverán a estar tocando la misma sinfonía, jamás seremos notas de la misma partitura, jamás bailaremos al son de esta triste melodía. Y si algún día el futuro nos hace coincidir, nuestras miradas por un segundo sentirán el latir de este deseo frustrado, nuestros labios querrán intercambiar una dulces y esperanzadoras notas pero no será así. Nuestro orgullo será el encargado de dar la orden como si director de orquesta se tratase para que nuestros cuerpos sigan caminando aunque sean ánimas sin una musa.

2 comentarios:

  1. Estudiar me despierta el instinto oculto de la poesía en mi mente.

    ResponderEliminar